LA HISTORIA DE MULTIBLOCKS
INICIÓ CON UN SUEÑO...

Nuestra historia se inició con el sueño y el trabajo de Gregorio Castellanos Burgos () y Esperanza Góngora de Castellanos, que en 1963 fundaron Block San Gregorio, (posteriormente nombrada Multiblocks) la que ha sido una empresa familiar desde siempre y que luego de más de cincuenta años nos enorgullece decir que somos el mayor fabricante de blocks livianos de piedra pómez, blocks de concreto o pesados, adoquines, rustiblock, losas prefabricadas, y muros prefabricados de concreto en toda Centroamérica.

Don Gregorio nació en el Departamento de Petén; a los once años de edad inició su vida laboral, esta experiencia le trajo como reflexión que no deseaba trabajar al servicio de otros pensaba que “no quería eso para toda su vida”, pensó también que con el tiempo, llegaría a tener su propio negocio. En su adolesencia, un tío suyo le enseña hacer pan, y es asi como Don Gregorio pone su primer negocio, una panadería.

En los años cuarenta conoce a la señorita Esperanza Góngora, joven inteligente y trabajadora con quien desde su noviazgo planean tener un negocio juntos. Posteriormente, se unen en matrimonio y siendo ambos jóvenes y trabajadores, además de constituir una familia y trabajar en la panadería, deciden arriesgarse a crear otro negocio, esta vez, una abarrotería; la cual llega a ser una de las más importantes en el departamento de Petén.

Don Gregorio, a pesar de la distancia entre el Petén y la ciudad, viajaba frecuentemente para abastecer la tienda de su propiedad. Mientras que Doña Esperanza, se levantaba a las tres de la mañana a preparar lo necesario para elaborar pan, luego se dedicaba a la atención de la abarrotería, al final del día, organizaba todos los pedidos para abastecer la abarrotería, es decir, la jornada era de casi 19 horas diarias.

Don Gregorio,observaba cómo la capital se iba poblando y junto con doña Esperanza, su esposa; se animaron a comprar un terreno en Villa Nueva.

Durante sus visitas a Guatemala, don Gregorio observaba las máquinas de blocks y pensaba que ese podía ser un negocio innovador; porque, creía que a futuro las viviendas podrían construirse de otro material y no necesariamente de adobe.

Poco a poco el sueño se empezaría a materializar, y para ello don Gregorio y doña Esperanza vendieron todas sus posesiones y sin mirar atrás, en 1961 se marcharon de Petén junto con sus cinco hijos y se asentaron en el Municipio de Villa Nueva a iniciar una nueva etapa de su vida.

Don Gregorio y doña Esperanza deciden adquirir una máquina de fabricación inglesa -la cual no funcionó- y fue así como perdieron todo su capital. Debido a este suceso, ambos se vieron obligados a retornar a Petén nuevamente a trabajar durante dos años. Sin darse por vencidos, con un nuevo capital vuelven a Villa Nueva y se apresuran a iniciar el negocio, y fue así como fundaron la empresa “Blocks San Gregorio”, en el año 1963.
Doña Esperanza, recuerda que con una instrucción mínima y empíricamente, se hace cargo de los controles administrativos y de ventas de la incipiente fábrica; y a la vez educa a sus hijos. Mientras que Don Gregorio se encargaba de la producción del block.

Tras la pérdida de su capital, don Gregorio empezó a investigar e informarse sobre otra clase de máquinas que fueran económicas y funcionales. Muy inteligentemente contrata a un herrero, quien elaboró la primera de muchas máquinas llamadas “máquinas de volteo” con ellas inició y permaneció trabajando durante muchos años. Empleó a varios hombres para hacer la mezcla, hacer los blocks y empezar las ventas. Incorporó además a sus hijos, para que ellos aprendieran sobre el incipiente negocio. Con el apoyo y el trabajo incansable de doña Esperanza y sus hijos mayores, instalan, y dirigen la pequeña fábrica, llevan además los controles de producción y de ventas de una manera empírica.
En el año 1992 otra empresa de blocks se instala en las cercanías de su negocio; y pensando que dicha empresa podía llevarlo a la quiebra, se da a la tarea de adquirir un nuevo terreno, exactamente por donde ingresaban los compradores de blocks; la estrategia le da muy buenos resultados, ya que de esta manera propicia a que los camiones de los compradores, ingresen a su negocio en lugar de ir a comprar a otras blockeras; lo que trae como consecuencia un incremento en su volumen de ventas.

Las necesidades del mercado, obligaron a blocks San Gregorio a responder a través de modificar sus productos y adaptarse a ese mercado cambiante. Una fecha que marcaría la vida de don Gregorio, doña Esperanza y su negocio, fue en el terremoto de 1976, que provocó la pérdida de viviendas de 250,000 familias aproximadamente, además de cuantiosas pérdidas por el derrumbe de miles de construcciones de adobe en todo el país. Este acontecimiento marco la vida del país en muchos aspectos y el giro del negocio de Blocks San Gregorio, porque el negocio debía incrementarse para aportar al proceso de reconstrucción post-terremoto.

Luego del terremoto, la población observó cómo las construcciones hechas de ladrillo cocido y el adobe habían desaparecido y todo apuntaba que éstos no eran materiales de construcción seguros; es de esta manera, que cobra auge la construcción con blocks de pieda pómez; porque se pensó en un sistema más estructural que soportara los sismos; sin embargo, uno de los grandes problemas en el país, era que no habían muchos proveedores y la demanda para la fábrica San Gregorio se incrementa en gran escala, lo que contribuye a generar mayores volúmenes de producción, de ventas y de utilidades y ser una fuente de trabajo importante.
El volumen de producción se incrementó de tal forma que hubo la necesidad de ampliar el lugar en donde se fabricaba el block y se inicia con ello la búsqueda de la tecnificación de la fábrica. Los hermanos Castellanos deciden apostarle a la tecnología e inician el camino a la automatización; así como generar nuevos productos, todo esto como consecuencia de los requerimientos del mercado que cada vez eran más exigentes y sobre todo la competencia, es por ello, que inician nuevas inversiones, como la compra una nueva maquinaria de origen español que fue la primera que vino a América; con ello se logró un mayor volumen de producción y mejoró la rentabilidad de la empresa.

Durante este maravilloso viaje de más de 50 años, agradecemos a Dios, a todas las personas que adquieren nuestros productos y a nuestros colaboradores.Debemos reconocer que por momentos ha sido un tanto difícil; pero que acompañado de la familia, ha sido gratificante y enriquecedor no solo porque hemos crecido, sino porque hemos podido contribuir a que este país tenga una empresa orgullosa de ser guatemalteca, que proporciona a la construcción la materia prima de acuerdo a las exigencias de las Normas actuales.
Hemos visto como a lo largo de los últimos cincuenta y siete años Guatemala ha modificado su forma de construcción y Multiblocks ha aportado la materia prima para lograrlo; cumpliendo con normas técnicas, exigencias de calidad, inovación y seguridad para que nuestros clientes tengan plena satisfacción de construir con nuestra variedad de productos, ya que en la actualidad nos dedicamos no solamente a la fabricación de blocks sino también a adoquines, losas, bardas y casas prefabricadas, cubriendo un segmento muy importante del mercado.
Hemos crecido pero aun nos encontramos en una mejora continua, mantenido estándares de calidad y precios competitivos en el mercado, siempre a la vanguardia de nuevas tecnologías y hemos concretado la tecnificación de nuestras plantas. Actualmente contamos con tres plantas de fabricación situadas en Villa nueva, Jutiapa y Zona 12.

Nuestro principal distintivo es el compromiso para satisfacer los requerimientos de nuestros clientes y amigos y con ello cumplir con nuestro lema: “Variedad, servicio y calidad certificada”

WhatsApp chat